Noticias

Go-Oliva convierte el hueso de la aceituna en el material Oliplast, un producto destinado a incrementar el valor añadido del olivar

La Cooperativa Olivarera de Los Pedroches (Olipe) y AIMPLAS, Instituto Tecnológico del Plástico, conforman un grupo operativo que ha desarrollado un proyecto que convierte este subproducto de la aceituna en bioplásticos para diferentes aplicaciones.

La Cooperativa Olivarera de Los Pedroches (Olipe) y AIMPLAS, Instituto Tecnológico del Plástico han desarrollado Oliplast, un innovador material que proporciona un nuevo valor al hueso de aceituna, que se convierte gracias a esta idea en uno de los subproductos con más potencialidad del olivar. Se trata del resultado del proyecto GO-Oliva, un grupo operativo financiado con fondos Feder de la Unión Europea y del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, cuyo objetivo se centra en desarrollar un producto bioplástico versátil y ecológico a partir del hueso de la aceituna.

Tal y como recuerda el presidente de Olipe, Juan Antonio Caballero, el proyecto comenzó en 2019 “gracias a la puesta en común de ideas para desarrollar acciones de economía circular” entre la cooperativa y AIMPLAS. De ahí surgió la posibilidad de convertir los restos de hueso provenientes de la molturación en un elemento base para la fabricación de bioplásticos orgánicos que permiten generar un producto de alta calidad y que sorprende por sus propiedades para los productos que se están obteniendo en el desarrollo del proyecto como son bandejas, platos y maceteros. Según Caballero “cualquier valor añadido que podamos obtener de los subproductos del olivar es bueno porque siempre va a contribuir a la economía de los agricultores, que es nuestro objetivo final como cooperativa”. El proceso comienza con la limpieza, el desecado y la molienda del hueso, que se lleva “casi en polvo” a las instalaciones de AIMPLAS para comenzar el proceso, explica el presidente de Olipe.

Desde AIMPLAS destacan el carácter innovador del producto como ejemplo de la valorización de un residuo que se convierte en material plástico biodegradable y compostable. El desarrollo de este compuesto se formula a partir de termoplásticos procedentes de fuentes renovables a las que se aplica un refuerzo como base de hueso de aceituna que por su resistencia hace que el resultado sea muy positivo. Tras el uso de Oliplast para la fabricación de productos relacionados con el aceite de oliva, estos podrían ser procesados en una planta de compostaje e incorporados con el compost en el propio olivar.

Más allá de la incineración.

Oliplast permite que el hueso de aceituna cuente con un desarrollo de aplicaciones con más valor añadido que el actual uso de aprovechamiento como combustible en procesos de incineración. Según Caballero: “Oliplast nos abre un amplio mundo de posibilidades, y GO-Oliva, cuyo presupuesto ha ascendido a 340.000 euros, abre el camino a nuevos desarrollos, por ello estamos estudiando la forma de cómo seguir realizando propuestas de este tipo hacer más sostenible el cultivo del olivar”.

Fecha publicación: 17/06/2021

Autor: AIMPLAS

Fuente: AIMPLAS - Blog



Tecnologías asociadas